Mensaje de los Maestros

Guardianes de los Registros Akashicos

 

“Tiempos de cambio”

 

 

Una cortina de hierro está cayendo en estos momentos de cambios inminentes en lo que respecta al mundo humano. La cortina se cayó y se están desmoronando.
Esto no es un peligro sino una simple y sencilla solución al caos que hubo en sus mentes hasta ahora queridos humanos. Esto es un simple desconfort que conlleva a un eterno confort interior y exterior.
Estamos aquí para revisarlos por dentro y desconstruir sus elegantes castillos de arena sin bases suficientemente fuertes que habían creado como camino de salvación. Les estamos precisando para cumplir con el plan de Dios, aquí en la Tierra hermosa que ustedes tienen y lo mismo pasa en el cielo, a donde los seres de planos dimensionales superiores están esperando por ustedes y su salvación divina.
Morir no es una muerte sino un cambio pero tampoco significa una solución al problema de base, que es la indefinición humana. La personalidad dividida y su seducción de mantenerlos siempre a merced de sus pensamientos de duda y la iliquidez de sabor por la vida en sí misma que les provoca suma ansiedad y les lleva por el mal camino. Seremos siempre fieles a la salvación de la miseria humana, mas no obtendremos nada si no hacen algo por ustedes.

Debemos decirles que no estamos jugando, ni tampoco esperando sin sentido, sino que estamos haciéndolo por el bien de todos nosotros los de arriba y los de abajo. Ustedes solo imaginen un edificio de apartamentos, los de arriba necesitan las bases fuertes y seguras y no en continuo movimiento generado por sus dudas e indefinición. Pues bien, ustedes necesitan que les advirtamos que el edificio completo es parte de todos y si los de arriba no están bien, los de abajo menos. Si los de abajo no están bien, los de arriba tampoco. Es un trabajo en conjunto, la diferencia es que los de arriba miramos para abajo y en cambio los de abajo no miran para arriba. No lo hacen no porque no puedan, sino por falta de fe. Falta de voluntad en observar con quien estamos compartiendo la vida y observarse como seres humanos individuales y reconocer lo que están aprendiendo.

En un mundo lleno de inseguridades, precisamente porque de las inseguridades se logra aprender y evolucionar, o no. La diferencia entre conseguirlo, o no, está sujeta a que cada uno de vosotros comience por no decir más la palabra miedo. Que la troquen por inestabilidad que es menos pesada en su conciencia humana. El miedo lleva a la defensa y la defensa inmediatamente lleva al juicio. Si, al juicio, el sagrado y tremendo acto de deshonra a la verdad, PUES LA VERDAD ES EN SÍ MISMA LA CREACIÓN, quien soy para cuestionarla? al Gran Espíritu, a la vida en todas sus formas. Los cambios son los movimientos necesarios para la evolución de la vida en los infinitos universos existentes.

El juicio es sagrado porque habla del “yo”, representa su magnitud y oportunidad de experimentación de la vida en todos sus estados y significa el rebelarse en contra de ella misma. Es lo que conforma la dualidad. Sin ella no tendríamos oportunidad de contrariarnos a nosotros mismos, dudando, conflictuados en nuestra mente, pero dándonos la oportunidad de ofrecernos un otro con el que comunicarnos internamente. Nos muestra claramente el significado de las relaciones. Las relaciones nos enseñan a ganar, perder, ser fuerte, ser débil, ser útil, ser inútil, etc.

Las relaciones nos relacionan con nuestra identidad, nos obligan a reconocer a un otro que no sea yo. A definirnos como individuos, o sea es al revés, si hay un otro, hay un yo. Si no hay un otro, solo existo sin reconocerme, sin posicionarme en un casillero que me Indica o dice “quien soy”.
La caída de esta especie de orden de “quien es quien” es lo que nos está definiendo como seres libres y a la vez con la conciencia de ser individuos. Esto nos descoloca puesto que estamos perdiendo pie, nos quitan el piso, nos perdemos del “yo” para ganar el “YO”. Duro, difícil pero perfecto y coherente con la evolución humana, planetaria, galáctica y universal.
No soy el otro y soy el otro, no soy un yo y soy un yo. Soy la planta, el árbol y toda la naturaleza y puedo mantener mi propia sensación de estar presente en un cuerpo y reconocer que soy nada y soy “YO”. Mi propia naturaleza vibra en todos los seres vivos y mi corazón a la vez late en mi interior.
Quien soy? Si, quien soy? El ser vivo que parte de todos y de todo y que a la vez elige y habita una expresión humana/Divina tomando la forma necesaria como el camaleón lo hace con su color.
Viene la batalla, soy la batalla, viene la paz, soy la paz, viene el cielo, soy el cielo, viene la luna, soy la luna, viene un hermano, soy mi hermano y el otro soy yo a la vez. Quien soy ?
Libre, libre, un ser libre y completísimo como siempre lo he sentido y sabido.
SOLO ESTOY RECORDANDO, BIENVENIDO A MI MISMO Y AL UNIVERSO,
MI YO INTERIOR Y MI YO SUPERIOR UNA SOLA UNIDAD,
EL AMOR, LA ENTREGA, EL REGALO DE DIOS: LA VIDA ES. AMÉN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.