Mi Vida, Tu Vida, Él/Ella:

 

 

 

Que es mi vida si no una sucesión de continuos movimientos de emociones y erupciones. La vida hay que vivirla porque es una sola, este instante y nada más que esto, los ecos del amor no existen sino a cada instante, estar en el centro de la tormenta es el estado más próximo al nirvana, al estado búdico.

Cielo y Tierra son lo mismo, eso es lo que no estamos experimentando, la sensación de estar en los dos lugares a la vez, arriba y abajo, que no es más que una sucesión de efectos conectados unos con los otros y siguiéndose unos a los otros, como una cadena de ADN. El estado de Nirvana está seguramente diferenciado por la sensación de soledad del que lo siente, ante una realidad única de que es buda quien lee la conciencia del Ser y se alimenta de ella sin depender. El estado del Buda es el Ser en movimiento en espiral en ascendencia, arriba y abajo son lo mismo, nada difiere de la verdad del Ser. La soledad, el silencio alimentado por la conciencia búdica manifestándose. La esencia en acción. Soledad como la edad del sol.

Alma es conciencia y experiencia sin limitación, es el modo de ser de un individuo en este plano de tercera dimensión, es la realidad tangible de ser Dios y no ser. Ella está entre la fase del iluminado y la fase del individuo en dualidad. Es que su intangible tangibilidad es inocua pues perdura en el tiempo y permanece sellando los enormes y obtusos perdones y aparentes errores que la historia humana enardecida no ha podido vencer.    Es un proceso en el tiempo y espacio que permanece adormecido y perdido de Dios/Amor, en espera y esperanza de llegar al sumum de su experimentación.

Ya la vida está pasando sin depender de nada ni de nadie, ¿quién se piensa que es aquel que no se hace cargo de aletargarse en el tiempo sin tiempo que hemos estado viviendo entre comillas, dejando así a la inmensidad que aparezca y desaparezca cuando ella este afín a la Divina Voluntad?

 Hagamos sin hacer y despidámonos de los merecimientos y desmerecimientos, pues la vida, la conciencia ya todo lo ha determinado, solo hagamos que hacemos, total ya todo acabó hace rato y mucho rato, es tiempo de mencionarlo, es todo un repaso de una vida sin color, sin corazón, sin la elección divina de defender los deseos de Dios.

Yo he estado mucho tiempo perdida, ahora me estoy encontrando, pero solo encontrando no iluminando, que es diferente, el encuentro es un saludo a un hermano de luz y no la luz en sí. Tenemos que saber calibrar bien las cosas como son, y luego recuperar la identidad humana ¿si no que hacemos aquí? Seamos como los demás y disimulemos, ya sabemos, pero digamos que no.

Somos pocos muy pocos, y no todos estamos reconociéndonos entre nos. Entremos en nuestra dimensión secreta y convidémonos a salir de la puerta hacia afuera con la información concreta de quien somos los humanos, la información de cómo funcionan los canales comunicativos entre los seres de Luz refulgente y los que aún opacados estamos disfuncionando para poder quedarnos un rato más.

Se me mezclan, como es natural, la mente ego/ personalidad con la esencia que observa sin pretender cambiar a todo el sistema humano que aún sostengo en mi interior. El ego pretende entender el mensaje y consigue entender apenas algo de todo esto que estoy escribiendo, gracias al adormecimiento que tengo por el cansancio del día, nadie puede decirnos el error cometido, nadie puede decir no a la corazonada, solo hay que vivirla sin cuestionarla, no olvidando que todo es un juego de Dios y nosotros/Él, aprendiendo, viviendo, entregando a todo aquel individuo que aún no enciende una vela por la Luz que Dios le ha dado, que para eso se han hecho las velas. Estamos viendo la vida y la estamos admirando a la vez de vivirla, entre identificados y conscientes, así es como me siento y como se sienten todos los que como yo aprenden sin aprender, solo viviendo. La conciencia es quien me ayuda, la conciencia es amor a la Verdad, y poder leer las sensaciones en el vientre para saber en estado de Gracia que es Amor, que es Verdad, en el estado prístino del feto formándose en unidad con la herencia ancestral en comunión perfecta con la vida personal elegida por nuestra sabia conciencia.       En la formación del bebé está la clave para vencer la rigidez de creer que “somos alguien”. Id al origen.

Toda la verdad se encuentra en nuestra mente superior, ella es la que sabe administrar perfectamente mi vida, ella la que todo lo sabe me muestra quien soy y quien no soy cuando la quiero escuchar, ella está atenta siempre, nunca duda, nunca desdice lo que dice y es muy espiritual, pues todo lo que dice lo dice guiada por el espíritu, desde la esencia vital, pues ella es la vocera de Dios.

¡Yo no estoy afuera de mi Mente superior, no estoy fuera de Dios pues sino no estaría acá, no me habría encarnado, la vida que soy se manifiesta a través de mi vestido exterior, de mi embalaje, todo soy, todo expresa una parte de mi Ser, soy completa no perfecta, y a la vez soy perfecta así como soy!

El espíritu me aconseja, me ilumina por espacios de tiempo, le da luz a cierta parte de mi mente superior para leer mis escritos sagrados para que pueda reconocer y aceptar parte de mi ego y de mis heridas más fuertes. Ella es mi enfermedad y mi sanación, ella hace de mi lo necesario para enseñarme a vivir, a sentir, a decodificar todo lo que ella supone interesante para mi evolución, primero crea la dificultad y luego la empieza a mostrar, poco a poco, para que yo pueda ir lentamente o rápidamente, según lo indique, desglosando la información haciendo de mí una experta en todo aquello que creo y luego descreo junto conmigo, junto con mi deseo/ responsabilidad de resolverlo. Mientras no quiero no sucede, cuando estoy preparada entonces comienza la liberación y suma a mi saber todo lo que voy adquiriendo como comprensión de lo acontecido.

Mi vida, la mía, la tuya, la de Dios manifestándose en todos nosotros, viviendo una experiencia única en cada uno de nosotros /Él. Benditos seamos todos Amén.

 

Maestra Directora de Registros Akashicos

Alicia Soto Ayala

There is 1 comment
  1. Andrea Cabrera

    Felicitaciones! Gran aporte! Gracias querida maestra! Te quiero mucho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *